Es adentro

Vivir entre añadiduras, entre solapas y cantos. Rozar el silencio cerrando los ojos. Bloqueos sin fantasía y rasgos de viejos platos en nuestra memoria. Ser un equilibrista de la melancolía y la esperanza. Clamar, clamar la calma y el papel. Vacío y estupor.

Todo sin alejar, sin corregir. Corregir sí. Nadie se ve en la eternidad. Ilusiones, pasos, vacilaciones. No tendremos dardos más allá, dudas, dudas.

Como nuevos pasos, tierra y calzado. Se esmera la tibia, aplaude a su rotación legislativa. Corazón de palo colgando en la diana, un desajuste del vendaval lozano. Galería de grietas y oro enroscado. Se ajusta en la miel, se escapa de los duelos.

Cintas corregidas se alejan a la miseria, muere la rutina y las vibraciones rodean el calor. Se corta, se despierta. Se ahoga sin manera, sin desorden. Repite, repite y repudia. Florece y apunta, no es esmeralda, no es conector. Es rencor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s