bamnó

Estaba subido en un árbol, sosteniendo entre sus patas una vara pálida y verde. Pregunté por qué comía de eso, qué placer encontraba en mordisquear algo tan duro y posiblemente desprovisto de un buen sabor. Me dijeron que esa era su comida y nada más, me dijeron que era por el agua que conseguía de ella, me dijeron que era porque estimulaba a sus mandíbulas fuertes.

No me sentí convencido y quise saberlo de él mismo. Si en tantas cantidades consumía de esas varas, ¿qué quería conseguir de ellas?

 

Tomé sus ojos,

y él tomó mis orejas.

Tomé sus garras,

y él tomó mis caminos.

 

Ustedes. Me dijo. Nos movieron a las montañas, nos alejaron de sus pueblos. Éramos un estorbo entre las calles de sus parques.

Nosotros. Continuó. Queríamos comer de la carne, pero había otros, más grandes o pequeños, otros que mucho antes ya poseían esas tierras. Respetamos su lugar y tuvimos que tomar una decisión.

 

Tomé sus blancos,

y él tomó mis negros.

Tomé sus dientes,

y él tomó mis raíces.

 

Tuvimos que tomar una decisión, eran ustedes nuestro alimento, o eran los bosques la búsqueda de algo nuevo.

 

panda

Anuncios

2 comentarios sobre “bamnó

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s