Ed Gein

El ladrón tomó una olla

que de sus pies colgó en el techo,

escuchó a una voz lejana

que siendo un pulso le dictó un secreto.

 

Le dijo que abriera su vientre,

el de un corazón que en la olla se horadaba.

Le dijo que de todas sus muertas,

se hiciera estrellas y cimentara su gracia.

 

El ladrón obedeció y botó del cielo

la voz de todos sus tormentos,

se vistió con sus listones y sus vendas,

y fue el edén de los pecados de un linaje.

 

ed gein

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s