El viento-Las uñas del río

 

He comprendido de las tardes

que el viento no sabe de dónde viene.

Pasa dando vueltas y no entiende,

quién lo ha mandado a viajar.

 

Yo he visto a las nubes creando al viento,

he visto que se hacen ruedas con sus remolinos.

Y es que ellas ansían moverse,

para llenar de risa a los cabellos resecos.

 

A veces también acompañan,

cubren de descanso al cielo que nos cabe en los ojos.

Lo cubren de sentido, lo cubren de ilusión,

cuando el esfuerzo parece en vano,

y entristece a la inquietud de nuestras manos.

 

El viento que las sopla es una brújula,

que no sabe a dónde va,

pero nos despeja el camino,

para demostrarnos que en el horizonte sonríe una nube,

entregando a nuestro cansancio una flor que va a brotar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s