¿Los veganos solo comen lechuga?

 

Desde que entré al mundo del veganismo, muchos me comentan que si me quité el queso, la miel, el huevo y la carne… entonces ¿Qué como? ¿¡Lechuga!? Es comprensible que parezca que ya no queda nada rico en el menú, y que el resto es pura lechuga con arroz y flores. Pero lo bonito de esta experiencia es que me ha dado la oportunidad de volver a aprender a cocinar, de usar toda la creatividad posible y de probar, probar muchísimo para sorprenderme con los sabores que se logran con estos ingredientes. La verdad es que nunca había disfrutado tanto la comida como ahora.

Tanto me he esforzado en comer rico, que he decidido hacer un Top 10 de las mejores cosas que he comido en estos (casi) tres meses. Para enseñarte que no estoy comiendo nada mal y que tú también lo podés hacer.

No hay que hacer ni un sacrificio para vivir en armonía con todas las especies de este planeta.

10. “Mug cake” de mora y banano:

Yo sé que se ve desastroso, pero se ha vuelto una de mis obsesiones. Obtuve la receta en este video y a partir de ella decidí experimentar con los ingredientes. Al principio era un mug cake de chocolate, y con los días lo transformé en uno de mora con banano. Se puede usar cualquier harina, y lo mejor es que se “hornea” en el microondas en menos de dos minutos.

9. Brownie:

No hay que renunciar a los deliciosos y muy chiclosos brownies. La receta es cortesía de The Vegan Corner, uno de los mejores canales de recetas veganas que hay en youtube. Hice también una nutella vegana para aumentar su nivel de deliciosidad.

8.  Helado de chocolate:

Por supuesto que sí, tiene que haber helado vegano, y lo venden en la tienda Nuss. Tienen muchos sabores, pero este ha sido el único que he probado, porque eso sí, el precio es un poco alto; pero valen la pena porque al no tener derivados lácteos, huevo, gluten y azúcar, son helados saludables que no tienen por qué causarle culpa a nadie.

También podés hacer tus helados caseros siguiendo estas recetas. 

7. Tostadas con cebolla caramelizada:

Este es el tipo de cosas que suelo desayunar. Son tostadas con guacamol, eneldo, zanahoria frita con salsa soya (como la dan en el sushi), cebolla caramelizada y granitos tostados de amaranto. Además, tomé un batido de leche de soya con banano y canela. Muy sencillo de hacer y delicioso.

6. Galletas de avena:

¿Cómo no veganizar a mis galletas favoritas? Es más sencillo de lo que parece y quedan más ricas de lo que se piensa, en el punto perfecto entre “crujiente por fuera y suave por dentro”. Podés encontrar la receta aquí. 

5. Los mejores nachos de mi vida:

Juro que nunca me había disfrutado tanto unos nachos, y más porque no hay ni un milímetro de culpa en ellos. Son totalmente libres de ingredientes de origen animal y todo en ellos es saludable. Lo que hice fue asar tomates para cocinarlos con protemás (una “carne” de soya que se vende en todos los súper mercados), agregar zanahoria y cebolla crudas con limón y sal, guacamol, eneldo y una mostaza de la que estoy a punto de hablar. ¡Demasiado buenos para no estar aquí!

4. “Agave” mustard:

La mostaza dulce siempre ha sido mi elección favorita como dip en las comidas. El problema es que todas están hechas con miel de abejas, y huevo; así que buscando recetas en internet descubrí que se puede hacer una igualmente deliciosa con leche de soya y miel de agave. La mejor receta es de los mexicanos, Cocina Vegan Fácil. 

3. Sandwich de humus y pesto:

Este sándwich es literalmente el mejor sándwich que he comido en mi vida. Con humus, pesto, zanahoria, tomate, aguacate, cebolla morada y arúgula; son sabores que explotan en la boca. La receta la podés encontrar aquí, aunque yo cambié los pepinos por zanahoria (no me gustan los pepinos). El pan que sale en esta foto lo hice con papa y con una harina sin gluten. La receta está aquí. 

2. Crema de marañón con chocolate:

Esta ha sido mi mejor ocurrencia; un día simplemente quise mezclar ciertos ingredientes y se hizo magia en la cocina. Es tan rica que la receta quedará en secreto porque *estoy vendiéndola*. Nada más la pongo aquí para que la codiciés. La desventaja de poder hacerla es que no puedo vivir con ella en mi casa o me la como toda.

1. Tortilla de camote y quinoa

Y en el primer puesto están las tortillas más ricas del mundo, las que me enseñaron que el camote es mi tubérculo favorito y que jamás volveré a tener antojo de tortillas de harina con queso. La receta para hacerlas ha sido amorosamente compartida por Veganlovlie. Las rellené con queso de papa, “agave” mustard (de verdad me gusta), espinaca y amaranto.

En otro artículo te hablaré de ese queso de papa y de lo fácil que es hacerlo.

Espero que se te haya antojado, ¡Buen provecho!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s