Poema de un perezoso-Las uñas del río

 

El perezoso quiso escribir un poema pero se detuvo antes de empezar,

en su mente había una historia que no encajaba en el esquema.

Se cubrió los ojos horrorizado de arrastrarse tan despacio

y su arrepentimiento lo descubrió a la multitud de la selva.

 

Quiso cantar algo, pero se debilitó,

imaginó a su voz con tanta fuerza que en el camino la perdió.

Y es que una vida conmigo, explicó alejándose de todos los salvajes,

es una vida de espejismos que no conocen su función.

 

Quiso intentar cualquier cosa, y terminó separándose en dos.

Se vio a sí mismo a los ojos de su niño,

ese que una vez soñó, pero él no le permitió moverse de su torso protector.

Le hizo una mueca triste por no creer en su ambición.

 

El perezoso le suplicó a su niño una explicación,

En esta hora mis misterios se vuelven más grandes que yo.

 

Su niño le mostró un camino extraño con las tres garras de su pata,

y muy quedito le dijo en el oído escondido en su pelaje:

 

Solo hay un secreto en las cosas que tú haces,

y es que has dejado a la ciencia durmiendo sin tu arte.

Ella es la única llave que puede abrir el grifo

que dejará que fluya todo lo que sueñas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s